Accidente friki

Y cuando digo accidente friki, no estoy exagerando..

Ayer me estuvo dando problemas el dicho botón “me gusta” de Facebook. Reconozco que soy tenaz hasta decir basta, así que con la amabilísima  y desinteresada ayuda de Josu Salvador, no le quité ojo en todo el día. Combinado con la rayada que me estaba pegando  el botoncito de marras, estaba con la comunicación de Campus Party, la de Bilbao Web Summit, metiendo eventos, hablando por Twitter y contestando por Facebook. Un día de lo más normal en cuanto a multitareas se refiere.

Pero ayer no supe conciliar bien mi vida laboral con la profesional, ya empecé el día saltándome dos paradas en el autobús y apareciendo en la otra punta de Bilbao, bastante alejada de lo que era mi destino (estaba tuiteando), más tarde no me encontraba muy bien y acabé anulando una comida y una reunión, tenía el día raro pero  a éso de las once y media de la noche, decidí, aunque tarde, que era hora de cenar. Puse el cazo al fuego y me olvidé totalmente de él, hasta que por inspiración de no sé qué, giré la cabeza y vi llamas en la cocina. No os puedo ni describir el susto ni el bloqueo que me generó entrar en ella pero os puedo asegurar, que el fuego no es realidad aumentada.

De todos es sabido y lo he oído mil veces que cuando el aceite combustiona, no debes de echar agua porque expande el fuego, pues bueno, estaba yo para acordarme. En mi cabeza solo había una relación causa,efecto: fuego-agua y logicamente fue peor, empezaron a arder las cortinas,los armarios que son de madera,los trapos,el rollo de papel..

Siempre he respetado mucho las creencias de cada uno,nadie me cae mejor o peor porque sea ateo,agnóstico o creyente. Pero yo hoy quiero creer que tengo un ángel de la guarda: el fuego paró,no sé todavía cómo pero paró, justo cuando tenía el teléfono en la mano para llamar a los bomberos. Me he quemado la mano y del resplandor del fuego tengo la frente un poco roja pero todo quedó ahí.Lo lógico es que se me hubiera quemado la ropa al estar entre llamas o que hubiera explotado la caldera que estaba al lado del fuego pero tampoco pasó más,sólo se ha quemado un poco del tubo de aireación.Cuando volví de urgencias lo único que pensaba era en la que había liado. Hubiera podido ser un gran desastre pero todo ha quedado en un gran susto.

Sé que no soy la única que hago veinte cosas a la vez, sobre todo la gente que trabajamos en Red, estamos muy habituados a absorber toda nuestra atención en lo que está pasando al otro lado de la pantalla. No será la primera vez que leo en Twitter  “se me ha quemado la comida” por estar tuiteando.Sirva de ejemplo ésto. Acordaros de lo que acontece a vuestra espalda cuando vuestra cara esté pegada a la pantalla y aunque sé que en ese momento no os vais a acordar, nunca echéis agua a un cazo ardiendo. 😉

Sirvanse los comentarios para despacharse a gusto, la autocrítica ya está realizada.

 

 

 

 

Comments 11

  1. ¡Ay va! estas bien? Necesitas ayuda?
    Jope ten cuidado, que necesitamos eventosfera entera, y mucha rosa mosqueta para la frente… estoy a tu entera disposición si necesitas que te eche una mano en cualquier cosa ;D!

  2. Me alegro de que estés bien Ana, cuando pasa eso con un cazo o sartén hay que mojar un trapo y ahogar el fuego tapando el recipiente en llamas porque sin oxígeno no hay combustión. Si echas agua el cambio de temperatura hace que estalle y se esparza todo por alrededor, así que para la próxima ya sabes!
    Un beso!

  3. Vaya susto, ¿no?. Hace tiempo que vi un vídeo de lo que pasa cuando echas agua en el aceite y flipé. Es una suerte que no te haya pasado nada grave.

    A estas alturas ya no se puede hacer gran cosa pero yo, desde que vi quemarse un coche enterito por no tener nada a mano para apagarlo, llevo un extintor pequeño en el coche y tengo otro en casa. Nunca se sabe…

    Lo importante es que no te haya pasado nada grave.

    Un beso

  4. ….entre el “ay va” de Glorialgorta y tu “resplandor del fuego que me quemó la frente” me habéis dejado chiripa total… (hmmm… ¿se dice así, no?)

  5. Gracias a Dios que no pasó nada grave. A mi mi ángel de la guarda me ha salvado la vida en reiteradas ocasiones, conduciendo por mi mientras voy dormido :-S, y a mi mujer le salvó la vida en un caso idéntico al tuyo, pero ella le echó agua fría a la sartén con las llamas, si ves como quedaron el techo, y los muebles de la cocina…

    Beso y abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *