Mis amigos los satélites y yo, la marciana tuitera

En mi último post os contaba mi paso por la feria Ecommretail en Barcelona,hoy os voy a contar la segunda parte, una experiencia que a muchos de vosotros os será familiar:salir de cena y copas con amigos 0.0 y tuitearlo.

Todo empieza cuando llegas a un sitio nuevo o estas en una ciudad que no es la tuya; cualquier usuario de Foursquare empieza a pensar en badgets o medallitas o te ves ya con el bastón de mando de una nueva alcaldía si ese fin de semana vas en más de una ocasión a ese sitio. Así que sacas tu Blackberry e intentas hacer“check in”. Y digo “intentas” porque por mucho que me pese la app de Foursquare en Blackberry no va ni a pedales.

En ese momento mientras otros entran al restaurante tú te quedas disimuladamente un poco atrás y chequeas. ¡Prueba superada, nadie se ha dado cuenta!

Un vez sentados a la mesa de un estupendo restaurante japonés empieza el desfile de platos.Al margen de que te guste o no la comida nipona,la presentación de las viandas son verdaderas obras de arte, así que por tu cabeza empieza a surgir la idea de hacer una fotografía y subirla a Flickr, dicho y hecho. Saco la BB y en ese momento, uno de mis amigos, mete los palillos con intención de servir.Intento parar el desastre:”quieto que voy a sacar una foto!”, primeros indicios de la cara de satélite de mi amigo pero suelta los palillos y me deja proceder con mi foto.
Seguidamente empieza el turno de preguntas: “¿Qué dices que vas a hacer con la foto del sushi?, saco mi mejor sonrisa y le respondo.. “Tuitearlo”.Éso da pie a la primera vez de unas cuantas que tendré que explicar qué es Twitter. Se lo resumo “a bote pronto” en cuatro puntos:

  • _ La mejor herramienta de comunicación empresarial que han inventado hasta ahora.
  • – Inmediatez en encontrar respuestas a cualquier tipo de preguntas (exceptuando las de fe).
  • – Intercambio de información en tiempo real.
  • – Encontrar amistad y compañeros de trabajo que pueden acabar siendo tan amigos como los que creas a pie de calle.

En resumen… “No es otra vida, es mi tiempo de vida en la red”.

No sé si les convenzo o no pero la cena sigue su curso y con ella el número de fotos subidas a Twitter y Flickr(tengo que decir que son buenos amigos,a los que pedí permiso y de los que preguntan pero no se enfadan).

Acabada la cena y dispuestos todos a pasar una noche de copas relajadas,llegamos al primer pub, me paro a la puerta (por éso de la cobertura) y de nuevo “check in” en Foursquare. El local donde estábamos era de unos conocidos y ante mis múltiples quejas porque no conseguía chequearlo, se acerca, mira lo que estoy haciendo,pregunta y exclama… ¡Aiba! Su local con dirección incluida y un buen comentario en la Red. “Por el interés te quiero Andrés” pero después de explicarle qué es Foursquare, ya tengo a uno en el bote.

Mientras estábamos de animada charla, mi BB emieza a hacer sus peculiares ruiditos anunciándome menciones en Twitter, mensajitos de Facebook y algún que otro email. Me voy al baño, abro Twitter y veo un DM de @gelito. Decido llamarle por teléfono ya que él también estaba en Barcelona. Tema de conversación:Ecommretail y la fiesta del día anterior en Shoko. Cuando acaba mi llamada, recibo la tercera pregunta inquisitoria de la noche:” ¿A las doce de la noche de un sábado y estas hablando de trabajo?”. Pese al dolor de mandíbula, sigo manteniendo una sonrisa estupenda y le contesto: “me da igual que sea sábado, me encanta mi trabajo”.

Creo que en ese momento me gané la etiqueta de “marciana” aunque otros tienen la de gurú, que es peor.

Según transcurría la noche, las preguntas se iban sucediendo proporcionalmente a los ruiditos que hacía mi BB con las diferentes notificaciones de las redes sociales, evitándola,por supuesto, para no crear suspicacias.

En un ratito de despiste bailón por parte de ellos, abrí de nuevo Twitter. Ví una mención de @fmlopez48 y saludé a#er5. En ese momento,noto una cara que se acerca a la pantallita y me pregunta: Pero tú, ¿Qué pasa?, ¿Que tienes algún rollo virtual para estar mandando SMS’s a las dos de la madrugada?. Ése fue el detonante para un ataque de risa de ésos que provocan lágrimas, así que ante la imposiblidad de poder explicarme entre carcajada y carcajada, mi marido por primera vez muy comprensivo él con mi adicción a Twitter contesta… “No,no, son sus amigos tuiteros que están hasta las tantas también en Marte y habla con tres mil”  (en ese momento me di cuenta de que él tampoco ha entendido muy bien lo que es Twitter a pesar de los años de aguantarme).

Vuelta a explicar lo que es Twitter por tercera vez en cuatro horas.De tanto enseñar y demostrar lo que estaba haciendo, la batería de mi Blackberry me anunciaba su frase favorita y vulgar “batería demasiado baja para usar la radio”. Fin de mi docencia nocturna sobre redes a mis amigos

No he conseguido todavía que ninguno se haga usuario de Twitter pese a que a la mayoría les vendría bien laboralmente hablando pero sí conseguí que a la mañana siguiente uno de ellos me hiciera abrir el netbook para enseñarle cómo funcionaba. Esta vez la cara de satélite fue la mía, pero me sentí satisfecha,miró un rato con atención, le abrí un par de conversaciones y le expliqué qué eran los followers,followings,dm’s y hashtags y cuando ya pensé que le había convencido de los beneficios de usar Twitter va él y con su cara iluminada me dice: “Genial!, con ésto puedes mandar sms’s gratis!! :(

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *